Tips de nuestra contadora

Cuando comienzas a emprender existen mil y un cosas que nadie te dice, como el hecho de que tienes que ser una “todologa”, también que en algún punto, nos guste o no, vamos a tener que convivir con los temidos números para asegurarnos de que todo vaya con viento en popa.


Si bien lo mejor es conseguirte a tu contador o contadora de confianza que te facilite el trabajo, consideramos que también los siguientes tips te servirán muchísimo para poder aplicarlos en lo que llegas a esa etapa o incluso si simplemente te gusta mantenerte al tanto y tomar decisiones más conscientes



  • Si vendes productos, conoce el costo por unidad y la utilidad que tienes de cada uno de tus productos (cuánto ganan descontando lo que cuesta hacerlo o comprarlo), esto puede ayudarte a llegar al mejor precio para tus productos.


Una vez que hayas determinado el precio con el cual cubres el costo por unidad y la ganancia o utilidad que te gustaría obtener puedes hacer una pequeña búsqueda de tus competencias y comparar para darte una idea del promedio de los precios que se están manejando en el mercado (así podrás darte de si estás regalando demasiado o si estás yendo un poquito mas lejos), después haz una segunda revisión hasta que te sientas conforme con el resultado.


  • Crea un Excel de tu contabilidad en el que dividas tus ingresos / gastos por cada servicio o producto que tengas, así podrás conocer cuál es el que más te genera y a cuál debes de darle prioridad en caso de que se necesite hacer algún ajuste de presupuesto.


Esperemos nunca te llegue a pasar, pero es una realidad que varios emprendimientos llegan a tener momentos difíciles con sus números y ahí es cuando esta información te será más útil, podrás identificar a qué área de tu negocio puedes aferrarte más para pagar las cuentas y te ayudará a considerar cuáles pueden ser necesarias de sacrificar por un tiempo o necesitan un reajuste ya que no están produciendo las ganancias deseadas y nos guste o no, siguen representando un gasto o una inversión alta de tiempo.


  • Ten un presupuesto para gastos de publicidad o gastos improvisados al mes.


Las emergencias siempre pueden pasar y bien dicen que mujer precavida vale por dos, siempre va a ser mejor tener ese pequeño colchón que nunca sabemos cuándo se va a necesitar y que en ese momento realmente le agradecerás a tu yo del pasado por haberlo apartado. Tampoco es todo sobre las peores situaciones, la publicidad en Instagram, Facebook, etc (aplicada de una manera estratégica) puede ayudar a que llegues a más personas y por consiguiente aumenten tus ventas.


  • Recuerda que el I.V.A no es tuyo, no lo tomes en cuenta como ingreso ni te lo gastes porque vas a tener que pagarlo en algún punto.


Esta es una de esas pequeñas cositas que nadie nos dice hasta cuando ya es demasiado tarde y entonces entramos un poco en pánico, a nosotras nos pasó en un principio y justamente por eso estamos aquí para que aprendas de nuestra

experiencia.


Esperamos que esta pequeña lista te ayude en un futuro, recuerda que es normal tenerle un poco de miedo o encontrarte confundida con las cosas que no conocemos al 100% pero recuerda que hay personas que ya pasaron por este proceso y esperamos que leyendo esto al menos sientas que entiendes un poquito más.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿Te ha pasado que te preguntas si es buen momento para comenzar a emprender en lo que te apasiona por el hecho de que todavía te encuentras estudiando? Puede que en tu cabeza le hayas dado vueltas a l